Saltar al contenido

Prácticas físicas para el enfoque espiritual

Prácticas físicas para el enfoque espiritual

Los reinos espiritual y físico se entrelazan en la tierra a través de la conciencia humana. Nuestra conciencia es la energía espiritual que elige experimentar las limitaciones físicas y las lecciones que traen esas limitaciones. Estar "en el planeta" requiere aprecio por el desafío del espíritu y los cuerpos físicos entrelazados. Existen muchas prácticas físicas que pueden ayudar a que esta fusión sea más positiva. Este artículo explorará varias prácticas físicas que incluyen el enfoque espiritual.

Oración

La oración es quizás la más antigua de las prácticas físicas. Puede que no lo pensemos inmediatamente como una práctica física, sino más bien mental. Sin embargo, si "retrocedemos" y observamos la oración como un "espectador", veremos diferentes formas en que las personas se posicionan o siguen movimientos rituales. El acto de rezar es tanto físico como mental.

Ya sea que se arrodille, incline la cabeza, cierre los ojos, junte las manos, frote un rosario o tome medidas elaboradas para alinear físicamente el cuerpo con las palabras para la oración, participa en acciones físicas para mejorar su enfoque espiritual. Al realizar una oración, repetir ciertas acciones refuerza la preparación de la mente y la entrega de la oración, para que pueda obtener el máximo beneficio espiritual de la oración.

El ritual físico es una señal de respeto por el proceso. Un proceso sagrado puede ser simple, pero no puede ser frívolo. Sin embargo, cuanto más elaborado sea el proceso, más enfoque puede brindarle si puede superar la necesidad de recordar pasos y simplemente hacer el ritual. En una línea similar, obtener el valor total de las cartas del tarot u oráculo requiere que vayas más allá de buscar interpretaciones en el libro o folleto que viene con las cartas. Debe internalizar los significados de las tarjetas tal como necesita realizar una técnica de oración sin pensarlo.

Meditación

La meditación es diferente de la oración porque el objetivo es despejar la mente para poder enfocar en otra parte, después del proceso de meditación. La meditación es un proceso físico porque desea que se elimine su cuerpo de su conciencia para que cuando se vuelva a relacionar con su cuerpo, sea mucho más consciente de sí mismo y de usted mismo.

Las técnicas de respiración ayudan a alcanzar el estado meditativo y son excelentes ejemplos de una práctica física para el enfoque espiritual. Una de esas técnicas consiste en respirar profundamente contando un cierto número con la respiración y el mismo número con la respiración. Cuanto más profundo respires, más tiempo contarás. Idealmente, desea encontrar un ritmo en su respiración que sea profundo y cómodo para que pueda dejar de contar y simplemente "estar en su respiración".

Una posición sentada común para la meditación es la posición de loto en el yoga, que es su propia categoría. Ya sea que se siente en la posición de loto u otra posición, calmar el cuerpo para que su mente no tenga que gastar energía "pensando" en su equilibrio lo ayuda a alcanzar el estado meditativo. Incluso acostarse puede funcionar.

Además, una actividad física que se repite puede ayudarlo a ingresar al estado meditativo, como correr largas distancias o nadar en una piscina. Una vez que alcanza un ritmo cardíaco y un ritmo respiratorio elevados, puede perder el conocimiento sobre el mundo que lo rodea. Cuando "reingresas" al mundo de la conciencia, encontrarás que cualquier tema que necesites abordar puede enfocarse.

Un proceso simple de tres pasos ayuda con problemas o inquietudes. Piense en su problema o inquietud antes de ingresar a una práctica meditativa. Ingrese y complete la meditación, luego vuelva a involucrarse con su problema o preocupación. Encontrará que su enfoque y claridad sobre el tema se agudizaron enormemente debido a la práctica meditativa.

Yoga

El yoga es un regalo de la India. La práctica involucra momentos físicos de una pose a otra. Entrar, sostener y salir de una serie de poses hace trabajar el cuerpo, la mente y el espíritu. Ampliamente considerada una de las prácticas más pacíficas y físicamente exigentes, el yoga representa una de las prácticas físicas más altas y desafiantes para el enfoque y el desarrollo espiritual.

Cada pose se conecta con una idea espiritual que coincide con un aspecto del mundo físico. Ya sea que esté en una pose de árbol, una pose de guerrero, un perro hacia abajo, y así sucesivamente, tendrá una pose con un "diseño" e intención espiritual. El objetivo no es mantener la pose el mayor tiempo posible, sino mantenerla de manera óptima antes de pasar a la siguiente pose. Cada pose es una meditación autónoma y una serie de poses se entrelazan para crear una meditación general.

La práctica del yoga es una excelente manera de mantener su salud física, mental y espiritual funcionando al máximo de su capacidad. Pero también puedes usarlo cuando te preocupes o te sientas ansioso. Si bien puede optar por "dejar su preocupación en la puerta" de la práctica de yoga, también puede "traerla con usted" para eliminar la preocupación de su campo de energía.

Tai Chi

Tai Chi es una serie de movimientos fluidos, conocidos como formas. Desde la posición inicial, pasa de un formulario a otro hasta completar el proceso del formulario. Un proceso puede ser tan corto como 8 formas, o movimientos, hasta el proceso más complejo, las 108 formas. La práctica regular de Tai Chi fortalece el cuerpo, la mente y el espíritu debido a la naturaleza fluida de la secuencia de movimientos.

A diferencia del yoga, que es "modular", lo que significa que puede organizar posturas en varias combinaciones, el Tai Chi sigue un patrón ritual, que repite y repite para mejorar cada vez más en el proceso. Perfeccionar el flujo de Tai Chi es el objetivo, pero no el resultado. Siempre hay margen de mejora con cada sesión de Tai Chi, que conocerá y sentirá sin tener que evaluarse. Haga Tai Chi para mantener el enfoque espiritual o úselo para ayudar con un problema específico.

Artes marciales

Las artes marciales también tienen formas, pero se distinguen por disciplinas. Un regalo de Asia, las diferentes disciplinas representan las diferentes vías para usar el cuerpo para enfocar la mente y el espíritu. A menudo, el entrenamiento es agotador e intenso, especialmente si desea sondear las profundidades de las artes marciales para el enfoque espiritual.

Cada disciplina entrena el cuerpo de diferentes maneras, enfocándose en golpear a un oponente (kickboxing) o redirigir y desgastar a un oponente (Aikido). Algunas técnicas se centran en el agarre (jiu-jitsu), mientras que otras se especializan en armas (Kenjutsu – para el dominio de la espada). El uso del cuerpo para realizar el arte marcial es el requisito para enfocar la mente y el espíritu.

Encontrar la mejor práctica física para usted

Las prácticas físicas varían desde una baja demanda en el cuerpo (oración) hasta una demanda extremadamente alta en el cuerpo (artes marciales). Conocer tu cuerpo y tus fortalezas y debilidades físicas te ayudará a decidir si una o todas las anteriores te ayudarán con tu enfoque espiritual. Si no está seguro y quiere probarse a sí mismo, siempre puede probar cada uno para descubrir el mejor ajuste.